Archivo para octubre, 2015

“De viento y de sal”

Quisiera me abriese sus puertas la mar
Entre sus olas poderme sentar
Sentirme observada por granos de arena
Saber que estoy sola y poder susurrar.
Sentir que la espuma yodada y cremosa
Roza mis carnes sin quererme quemar
El sol me acompañe valiente y sonriente
Invitando a mis plantas a poder pasear.
 

Con la mirada fría, el paso lento y la boca muda
Somnolienta a orillas de la mar deambular
El canto de las olas poder descifrar
Que conspire la mar y ayude a mi llanto poder callar.
En las aves de rapiña perder la mirada
Cuidar que no coman los restos en mí
Rogar que devoren solo mi memoria
Cada punto y coma se lleven de aquí.

 

La gaveta vacía

Mi mano izquierda te conoce
La calma de tu respiración la invitan a pasearse por vos;
Conoce el contorno de tu rostro
Centímetro por centímetro
El tamaño de tus ojos y las pestañas que los adornan
Cada curva de la protuberancia de tu laringe
El lóbulo en cada oreja, uno diferente del otro.



Mis dedos detectan tu piel eriza cuando mis uñas se pasean por tu cuello.
Mis manos, éstas que te anhelan, conocen las rutas de tus extremidades y el 
destino de cada vena en tu cuerpo.
Si ciega me quedara mis dedos verían por mi cada centímetro de tu cuerpo,
Tus cicatrices y las señas de las etapas de tu vida que van quedando atrás.

 


Las yemas de mis dedos delinean tus pobladas cejas y tu barba,
Barba de hombre.
Se detienen un momento para darse cuenta que has crecido.
He vivido a tu lado las transiciones de tu anatomía,
Has cambiado de talla y ya no te quedan los zapatos,
Ya no te gusta jugar y te volvés aburrido –decís vos-
Pero así me gustás, con tu pensamiento canoso
Con tu mirada de niño
Con tus caricias de hombre.

 


¿Habrá otra pasajera que quiera viajar en el tren de tu morfología?
¿A tientas y en silencio recorrerte sutilmente, como tus nervios lo 
necesitan?
¿Saber detenerse en cada parada precisa, dejando que el tacto se 
entienda con tus sentidos?
¿Tendrá una gaveta disponible para tus cosas, donde pueda dejarte
 mensajes?

 


La musicalidad para tus sensaciones la tienen mis dedos, mi tacto, mi aroma 
y mi respiración.